Nuestra tienda usa cookies para mejorar la experiencia de usuario y le recomendamos aceptar su uso para aprovechar plenamente la navegación. Leer más

close

La célula verde sonriente

Dicen que una imagen vale mas que mil palabras…pero es verdad? En los últimos años trabajando en la relación entre la reparación del ADN y el cáncer, he intentado explicarlo a los interesados en mi trabajo de investigación en artículos de divulgación, charlas amistosas, etc. Sinceramente, no sé qué habrán entendido y que significa para ellos que hay proteínas que reparan el ADN, y que son muy relevantes para evitar el desarrollo de enfermedades entre ellas el cáncer. El ADN sufre continuas agresiones procedentes de las propias células y su metabolismo, así como lesiones generadas por el medio ambiente que nos rodea, como irradiación, fumar, la luz UV del Sol, y en su relación mas directa con el cáncer…la quimioterapia y la radioterapia.

He buscado mil formas de explicarlo, para comunicar la investigación y diseminar los resultados de nuestra investigación, pero desconozco si lo he logrado.

Una vez más, la ilustración científica me ha dado una bonita forma, de que al menos, las personas puedan ver directamente, que hacemos en el laboratorio para investigar la relación que he comentado anteriormente. Hoy he obtenido esta simpática foto que ilustra como una proteína puede reparar el ADN. Los focos verdes grandes son un acumulo de una proteína que se une al ADN que previamente ha sido dañado intencionadamente con irradiación UV, generando roturas de diversos tipos en la cadena de ADN. Estas lesiones necesitan repararse fielmente para transmitir la información genética a las células hijas, sin mutaciones que un último término pueda generar cáncer.

Ilustración científica real de una célula reparando el ADN

 

No sé, si esta célula está “sonriendo” por poder tener un sistema de reparación del ADN el cual es clave para la supervivencia de las células, y de los organismos, pero esta imagen es una simpática forma de que la sociedad entienda un poquito más, la importancia de la ciencia. Sin duda esta ilustración científica real, no puede ser mas acertada, para al menos captar la atención del lector, y ayudarnos a comunicar nuestra ciencia de una forma sencilla y divertida.

 Lo mas divertido de esta historia es que cuando le he enseñado esta ilustración a mi hijo de casi 4 años, le ha recordado a su querido y fiel amigo “Planeto”. Esa familiaridad y simpatía hace que hasta un niño pueda relacionarlo con algo de su vida diaria, y acercar la ciencia a nuestro día a día. La respuesta a la pregunta inicial es ... claro que una imagen vale mas que mil palabras.

Peluche con bastante parecido a una célula reparando su ADN         Daniel Gómez Cabello

Leave a comment

Su dirección de correo electrónico no será publicada.